Buyer persona ¿Qué es y cómo definir uno? 

Cada empresa que ha logrado el éxito ha dedicado tiempo para crear, desarrollar e implementar estrategias de marketing. Pero, antes de iniciar con una nueva forma de llegar a los clientes lo primero que hacen es definir el buyer persona o el cliente ideal.  Esto es lo más importante porque para que una estrategia tenga éxito se tiene que establecer para quienes va dirigido. Es sabido que una estrategia de marketing no siempre es adecuada para todos los públicos y lo mejor es centrarse en las personas que más se asemejan a nuestro tipo ideal de clientes. 

Un buyer persona o cliente ideal se realiza al crear un personaje ficticio que cumpla con todas las características que tendrían nuestros posibles clientes. Las características reunidas son la edad, el género, las costumbres, la cultura, las creencias, el perfil psicológico, si es empleado, el salario, entre otras. 

¿Por qué es importante definir el buyer persona?

Comprender a las personas que compran nuestro producto o servicio es lo más vital en todas las estrategias de Marketing. Conocer a los posibles clientes nos permite tener ideas innovadoras que harán que los usuarios miren nuestra marca. A los clientes les gusta sentirse escuchados, comprendidos y sobre todo les gusta que las marcas generen una conexión con ellos. Cuando tienes todos estos aspectos cubiertos estás más cerca de una conversión y de una posible fidelización. 

Además, definir el buyer persona nos permite mantenernos al día con las tendencias. Las personas constantemente cambian y adquieren nuevos gustos y necesidades y nosotros como empresas podemos satisfacer algunas de esas necesidades. Pero para satisfacerlas, primero debemos conocerlas. 

Desde el momento que tengamos definido nuestro cliente ideal sabremos cuáles contenidos debemos de crear y cómo conectar con las personas que estarán dispuestas a comprarnos. 

Tipos de Buyer Persona

Tipo decisivo: se caracteriza por ser directivo. 
Resolver los problemas de manera asertiva y activa. 
Está orientado a los resultados y es pro activo. 
En ocasiones parece dominante o agresivo.
Es un cliente muy exigente. 

Este tipo de clientes deben de ser enfrentados de forma decisiva y se les tiene que demostrar que se está dispuesto a asumir riesgos con el objetivo de que el tenga éxito. Además, estos no buscan la aprobación de otras personas ni el consenso, así que tendrás que buscar otros métodos para acercarte a ellos. 

Tipo Colaborativo: se caracterizan por ser personas que les gusta resolver conflictos. 
Son empáticos y diplomáticos. 
Suelen ser muy respetuosos. 
Son indecisos porque necesitan tiempo para tomar decisiones. 

Para dirigir a estos clientes hay que comprender todas las influencias que tengan alrededor durante el proceso de compra. También, debes tomar en cuenta todas las opiniones que se emitan. 

Tipo Relacional: sus características son que les encanta interactuar, son muy entusiastas. 
Les gusta el trabajo en equipo. 
Son creativos siempre que resuelven problemas.  
Les gusta invertir tiempo debatiendo. 

Para venderle a estas personas lo ideal es que no uses un lenguaje técnico, debes de escuchar cada una de sus ideas y responderles con el mismo entusiasmo que ellos. Asimismo, suelen hablar sobre su vida personal, por ende, no debes sentirte incómodo si la conversación se dirige por esos ámbitos. 

Tipo innovador: son aquellos que se caracterizan porque no les importa el orden de cómo se han establecido las cosas. 
Les gusta superar sus límites. 
Son caóticos y desorganizados. 

Para venderle a estos clientes puedes hacer lluvias de ideas para que vaya viendo cómo se pueden hacer realidad. Por ese mismo lado, tienes que estar siempre pendiente de que la negociación no se quede estancada y no puedes obligar les a analizar muchos detalles. 

¿Cómo definir a tu cliente ideal?

Buyer persona

Para hacer esto puedes ayudarte con alguna herramienta que realice estudios de mercados. En el área digital Google Analytics es una herramienta excelente para la recolección de datos.  No obstante, puedes hacer ciertas preguntas que te ayuden a imaginar tu cliente ideal.  Algunas preguntas que puedes usar son las siguientes: 

¿Entre cuales edades están los posibles clientes? 

¿A que se dedican? 

¿Nivel académico? 

¿Donde viven? 

¿Necesidades que tengan los clientes? 

¿Cuál sería la solución para estas necesidades? 

¿Redes sociales que más utilizan? 

¿Cuál es su salario promedio? 

¿Qué factores influyen en sus decisiones? 

¿Qué tipo de informaciones suelen consumir? 

¿Cuales objetivos puede tener el buyer persona? 

¿A cuáles retos se enfrenta diariamente el cliente ideal? 

Para crear un buyer persona puedes imaginar que creas una persona que será cliente de tu marca. Incluso puedes diseñar su perfil y agregarles fotos. Es decir, que puedes emplear todos los métodos que sean necesarios para definir de la mejor manera cual es el tipo de cliente adecuado para tu negocio. Espero que este blog pueda ayudarte a definir tu cliente ideal para que tus estrategias de marketing alcancen el éxito. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Lo mas nuevo

¡Enterate antes que nadie!

Suscribete Y RECIBE
nuestro boletín semanal